Análisis de Colosio: El asesinato (video)

La mirada paradójica del espectador en Colosio: El asesinato
Por Alfredo González Reynoso

Toda película enuncia un discurso, una verdad por leer. Pero en el cine no solo es importante qué dice una película sino qué perspectiva la película nos impone para leer aquello que dice. El cine determina la mirada del espectador o, como decía Kafka, le pone uniforme al ojo. Es aquí donde la película Colosio: El asesinato, de Carlos Bolado, ha sido interpretada parcialmente; este thriller político sobre el asesinato de Colosio en Lomas Taurinas en 1994. La película ha sido leída mayoritariamente como una fuerte crítica al PRI, lo cual es correcto. Nosotros como espectadores vemos el sistema corrupto, cínico e impune que representa el PRI y lo repudiamos. Pero la teoría fílmica nos hace ver otro aspecto que no ha sido señalado, y este aspecto consiste en que el espectador no solamente repudia al PRI sino que, en el fondo, se identifica con la mirada priista. Es decir, la película inscribe al espectador en el registro simbólico del PRI. ¿Cómo ocurre esta paradoja? Vamos por partes.

[Descargar el torrent de la película, aquí]


---

VIDEOS RELACIONADOS O MENCIONADOS

Trailer de la película:


El final de Citizane Kane:


La escena de Don Fernando (Gutiérrez Barrios), alargada como un special feature de la película (en cine es más breve y sin las imágenes de archivo que aquí aparecen):

La entrevista de Carlos Bolado con Carmen Aristegui. Les recomiendo que vean la entrevista completa, pero para ver el punto que menciono en el video-análisis vean todo el inicio de la parte 3 (la última):



Parte 3:


OTRAS CRÍTICAS SOBRE LA PELÍCULA

Carlos Bonfil, en La Jornada:

"[La película dota] al material con un sustrato y complemento de ficción, un thriller político que arma de modo atractivo, con tropiezos en el terreno del melodrama, es cierto, pero sin transigir en su propósito inicial de denuncia" (énfasis mío).

Luis Tovar, en La Jornada Semanal:

"Puesto que la novedad o el desconocimiento no son el quid [...] la decisión de Bolado parece la más acertada: incorporar, con base en una jerarquía mínima que le dé al filme la coherencia que la realidad oficial no ha tenido hasta ahora, al menos las versiones más insistentes en torno al asesinato de marras, incluyendo por principio las incongruencias, los disparates, las contradicciones y las innumerables burlas al sentido común que salpicaron, desde un principio y quién sabe si para siempre, aquellos días que, muy acertadamente, la cinta considera cruciales para la vida política y social de este país".

Heriberto Yépez, en Sin Embargo:

"El protagonista detective (Jose María Yazpik) es una encarnación nuestra desde 1994: aquel que construye la 'verdad' a partir de incoherencias de la versión oficial y los vericuetos que refutan la tesis del asesino solitario" (énfasis mío).

No hay comentarios:

Publicar un comentario