Rafa Saavedra sobre el look Nortec: Entre la admiración y la crítica


No conocía este texto de Rafa sobre Nortec y su iconografía. No sé cuándo lo escribió o si lo publicó antes en otro lado, pero en su blog aparece como entrada del 26 de octubre de 2001, o sea, cuando la onda del Nortec andaba apenas consolidándose. Muchas cosas vendrían después, incluyendo la reciente noticia de su posible fin (o al menos de sus representantes más visibles, Bostich y Fussible; otros proyectos activos, como Hiperboreal, Clorofila o ¿Panóptica?, no han anunciado nada al respecto).

El texto está muy interesante, pero por una razón inesperada: su mensaje es todo menos unívoco. Como era de esperarse, siendo amigo cercano y colaborador indirecto, Rafa se expresa en general de manera favorable del Colectivo Nortec. Y da, sin duda, buenas razones para ello. Pero el texto vuelve más compleja esta postura, casi diría que la enrarece. Rafa, sobre todo en la parte final de su ensayo, saca interpretaciones filosas pero disimuladas, críticas envueltas en voces ajenas o enunciaciones ambiguas. Lo tuve que leer dos veces para asegurarme.

Su crítica comienza cuando menciona una exhibición universitaria de Nortec Visual, donde observa que, en una curaduría con ánimo inclusivo, "conviven así, lo propositivo y el cliché, lo simple y la complejidad del discurso" con un resultado "irremediablemente desigual". Pero no termina ahí. Justo en el último apartado, literalmente en el "colofón", después de revisar —muy acertadamente, por cierto— la obra de los principales productores visuales de Nortec (Cha3, Acamonchi y Torolab), es donde vemos más claramente la complejidad de la posición de Rafa. Acá algunas citas que lo ilustran:
 
- "Nortec nace como producto de una subcultura alternativamente complementaria y no opositora a la cultura dominante en la ciudad".

- La iconografía de Nortec "se pasa de la defensa frente al entorno a una actitud proactiva, elaborando y defendiendo una idea particular que, lamentablemente, tiende a decantarse en una visión hegemónica, a pesar de las diferencias entre los artistas responsables y su aparente apertura, que revela, al ser analizada fuera de su contexto original, su mirada condescendiente hacia la una de las dos culturas que integran su propuesta: la norteña".

 
- "[P]areciera que el contacto de Nortec con la cultura popular se busca mediante la construcción de iconos mass-mediáticos, no mediante cambios de información o el análisis de problemas populares".

- "No hay un discurso intelectual ni una confrontación directa, sino una simple utilización y consumo".


- "Uno de los iconos más conocidos del Colectivo Nortec es el 'Bigotón pistoludo' realizado por Cha 3 que, en la descripción de [Jorge] Verdín, representa al clásico gordo judicial/naco prepotente, personas que son detestables en la vida real pero que tratado con una estética de música techno termina formando un personaje tan ofensivo [dice Rafa con sarcasmo] como Yosemite Sam (la representación caricaturesca del sureño intolerante en Estados Unidos)".

- "Nortec, visto desde afuera, es como una de esas artesanías que se venden en la línea fronteriza: representaciones que recuperan el sabor mass-mediático del mes pero que, contruidas de yeso al fin, no tienen nada dentro".

Rafa afirma que la propuesta de Nortec parte de una realidad "permeada por la diversidad de voces". Pero, como pudimos comprobar, lo que él ve en Nortec también lo encarna su texto. Ora de manera directa, ora detrás de máscaras retóricas como "analizada fuera de su contexto original", "pareciera que" o "visto desde afuera" (sin un "pero visto desde adentro" que lo corrija), Rafa en el cierre de su ensayo codifica (aunque no defienda necesariamente) una polifonía de afirmaciones sobre Nortec que revelan un texto complejo, entre tensiones, con interpretaciones a distintos niveles, incluso contradictorias.

El ensayo de Rafa me gustó porque se parece (guardando las proporciones e intenciones) a algunos de sus relatos, donde "la diversidad de voces" invaden al texto y dialogan incluso (casi podríamos decir) sin el consentimiento del autor.
 
No hablé tanto como quisiera con Rafa sobre Nortec, pero este ensayo fue como hablar con Rafa (al menos el del 2001) y su "desde afuera", sus posiciones que no compartía pero con las que dialogaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario